Pregunta SalusPlay: ¿Hay que purgar los conectores sin aguja?

Los conectores sin aguja o conectores libres de aguja, también conocidos como bioconectores, son dispositivos que favorecen el acceso intravenoso seguro y que se conectan en los extremos de los catéteres. Su función es permitir la conexión entre los catéteres, los equipos de administración de medicación y las jeringas. Su uso se recomienda para la prevención de infecciones y lesiones por pinchazos accidentales.

Autor: Dr. José Luis Gómez Urquiza

Respecto a sus características, en su apariencia externa los conectores sin aguja pueden ser opacos o transparentes, siendo esto último ideal para el control de las posibles acumulaciones de restos de sangre o fluidos. En su parte interna pueden carecer de partes o piezas que se muevan, o disponer de un mecanismo valvular para el control del flujo.

 

Los conectores sin aguja se pueden clasificar en diferentes tipos en función de algunas variables. Por un lado, según el desplazamiento del fluido en el proceso de conexión y desconexión de la jeringa se puede hablar de bioconectores de desplazamiento positivo, de desplazamiento negativo y neutros (previenen el reflujo). Por otro lado, se pueden diferenciar entre los que tienen mecanismo valvular y los que carecen de él, llamados por algunos autores conectores complejos si lo tienen o simple si no es así. También en función del volumen en ml de vacío del dispositivo.

 

Ninguna de las Guías de Práctica Clínica sobre el manejo de la vía intravenosa y sus distintos dispositivos especifican en ningún caso la necesidad o no de purgar los conectores sin aguja o conectores libres de aguja. Se centran principalmente en recomendaciones para evitar la infección del conector, su manejo y la selección adecuada del conector.

 

A pesar de la falta de recomendaciones, algo que sí especifican las fichas técnicas o especificaciones de los distintos conectores es el volumen muerto del conector, es decir, los ml de vacío dentro del dispositivo que oscilan entre 0,02ml y 0,1ml.

En conclusión, ante la falta de evidencia disponible no se puede recomendar la necesidad de purgar el conector sin aguja o conector libre de aguja dado el bajo volumen muerto o vacío de los mismos.

 

BIBLIOGRAFÍA

Gorski LA, Hadaway L, Hagle ME, McGoldrick M, Orr M, Doellman D. Infusion Therapy Standards of Practice. Journal of Infusion Nursing. 2016; 39(1): S68-S70. Disponible en: https://source.yiboshi.com/20170417/1492425631944540325.pdf

Consejería de Salud, Servicio Andaluz de Salud (Junta de Andalucía). Guía FASE para la prevención de infecciones asociadas al uso de dispositivos venosos. 2017. Disponible en: http://www.sspa.juntadeandalucia.es/servicioandaluzdesalud/contenidos/publicaciones/datos/670/pdf/guia_fase_dispositivos_venosos.pdf

Stefano E, Abbruzzese C, Cannizzo L, Lucchini A. In vitro evaluation of fluid reflux after flushing different types of needleless connectors. J Vasc Access. 2016; 0:00.

Hadaway L, Richardson D. Needleless connectors: a primer on terminology. Journal of Infusion Nursing. 2017; 33(1):22-31.

 

 

Te informamos de que en este sitio web únicamente utilizamos cookies propias con finalidad técnica para ofrecerte un mejor servicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. No recabamos ni cedemos tus datos sin tu conocimiento.
Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí.