El Juzgado archiva la causa que mantenía la OPE bloqueada

En un Auto del Juzgado de Instrucción nº 2 de Zaragoza, la magistrada ha decretado el sobreseimiento y archivo de las actuaciones realizadas hasta la fecha al no haberse podido acreditar la comisión del delito (revelación de secretos). En el Auto, la titular del Juzgado indica que no se han encontrado indicios que puedan incriminar a ningún miembro del Tribunal la filtración del examen.

El Juzgado de Instrucción nº 2 de Zaragoza ha decretado en un Auto con fecha 19 de mayo el sobreseimiento y archivo de la causa que mantenía paralizada en vía judicial la OPE de Enfermería convocada por el Servicio Aragonés de Salud a finales de 2013.

Según indica el Auto, estas diligencias se iniciaron en virtud de una denuncia formulada por los Servicios Jurídicos del Salud tras recibir un escrito en el que se comunicaba una supuesta filtración del examen que se iba a realizar el 14 de diciembre de 2014. En dicho escrito, se acusaba a una aspirante de disponer del contenido del examen y las respuestas, así como a otros aspirantes que habían abonado 300 euros por disponer de las mismas. Se da la circunstancia, tal y como recoge el auto judicial, que la aspirante que supuestamente tenía las preguntas del examen no superó las pruebas.

Estos hechos denunciados, de ser ciertos y haberse podido determinar, hubiesen supuesto que algún miembro del Tribunal habría cometido un delito de revelación de secretos. Sin embargo, una vez practicadas las diligencias por parte del Juzgado no ha quedado acreditada la naturaleza de los hechos delictivos denunciados por el Salud.

Requerida a presencia judicial la persona que realizó las llamadas anónimas y puso en alerta al Salud, ésta reconoció haber hecho las llamadas, pero no tener constancia fehaciente de sus afirmaciones y que sólo se hizo eco de las noticias y los comentarios que pudo escuchar en un bar, demostrando que solo se trataba de rumorología.

En estas circunstancias, la magistrada ha decidido archivar la causa ya que no se han encontrado indicios racionales de criminalidad sobre una posible filtración de preguntas y respuestas del examen por parte de los miembros del Tribunal a los opositores aspirantes.

La magistrada concluye el Auto indicando que en la jurisdicción penal, para continuar la causa se requiere, además de indicios racionales de criminalidad, datos que permitan indagar qué persona o personas han incurrido en el supuesto ilícito. En este caso, tal y como manifiesta la magistrada, no existe dato alguno que releve “ni siguiera levemente” si ha habido filtración. Y dado que la investigación desarrollada no ha logrado resultado significativo alguno para poder realizar ninguna imputación, se decreta el sobreseimiento y archivo de la causa.

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí.