Valoración del Consejo General del trabajo del Ministerio de Sanidad tras el anuncio de elecciones

El Consejo General de Enfermería, a través de su presidente Florentino Pérez Raya, realiza una valoración del trabajo realizado por el Ministerio de Sanidad en las últimos meses tras la convocatoria de elecciones generalaes. El presidente del Colegio de Zaragoza, Juan José Porcar Porcar, hace suyas las palabras de agradecimiento a la Ministra Carcedo por el apoyo expresado a la profesión enfermera.

El presidente del Consejo General de Enfermería de España, Florentino Pérez Raya, ha valorado con las siguientes palabras el anuncio de convocatoria de Elecciones Generales:

Ha sido un gobierno muy breve, apenas nueve meses, pero en lo que respecta a la profesión enfermera y a la sanidad, lo cierto es que se ha avanzado y se han hecho cosas importantes, y ha habido voluntad de diálogo y de resolver los grandes temas que tanto la sanidad, como nuestra profesión, seguimos teniendo pendientes desde hace años".

En el caso concreto de la ministra María Luisa Carcedo y su equipo, que han estado apenas cuatro meses, es de justicia reconocer su breve mandato de forma positiva porque han demostrado cercanía, empatía y colaboración con nuestra profesión. Y una buena muestra de ello es la aprobación del Real Decreto de prescripción enfermera que desde hace más de diez años era la asignatura pendiente de la enfermería española porque estábamos obligados a trabajar sin seguridad jurídica alguna. En este sentido, es justo reconocer también gran parte del mérito a la exministra Dolors Montserrat que fue la impulsora del primer acuerdo entre médicos y enfermeras que hizo posible que la prescripción viese la luz.

La ministra Carcedo ha mostrado interés por resolver los problemas más graves de la profesión y de la sanidad como el déficit de enfermeras en el sistema sanitario, las desigualdades existentes entre las Comunidades Autónomas, las agresiones a profesionales sanitarios y los riesgos de la mal llamada farmacia comunitaria. También ha habido intención de avanzar con el desarrollo de las especialidades enfermeras.

El único “pero” que ponemos a su mandato es la composición de su Consejo Asesor donde hay una sola enfermera, eso sí, muy bien elegida porque es una magnífica profesional. Sin embargo, la existencia de un solo miembro en este Consejo Asesor está a años luz de la representación que merece la profesión sanitaria más numerosa y con mayor proyección ante un futuro marcado por la cronicidad y el envejecimiento de la población.

Respecto al futuro de nuestro país, pedimos tanto a los políticos en la próxima campaña electoral y a quien finalmente consiga formar gobierno, que trabajen para que la Sanidad quede fuera de cualquier conflicto político y se apueste por el diálogo y por una política de Estado centrada en garantizar el derecho fundamental de todos los ciudadanos a ver atendidas sus necesidades sociosanitarias. Es imprescindible que los políticos dejen de lado sus diferencias y sus contiendas, se sienten con las profesiones sanitarias a diseñar un Sistema Sanitario fuerte, sostenible y capaz de dar respuesta a las necesidades asistenciales de los pacientes.

Y para conseguirlo resulta imprescindible aprovechar al máximo el potencial asistencial de la profesión enfermera. Nuestra formación está considerada una de las mejores del mundo, somos graduados universitarios, especialistas, investigadores, máster y doctores en enfermería. Y vivimos un presente y un futuro que está marcado por una población cada vez más envejecida, una esperanza de vida en aumento y un incremento exponencial de pacientes crónicos. Tres circunstancias que convierten a la enfermería en la clave para el futuro de nuestra Sanidad. Porque el único camino viable es dejar atrás el actual sistema enfocado de forma casi exclusiva en el CURAR para dar un giro estratégico hacia otro modelo centrado en el CUIDAR que permita así garantizar la asistencia y la calidad de vida de las personas. Y el cuidado es la esencia de nuestra profesión, es nuestro ADN.

Asimismo, ante esta tesitura sanitaria, resulta también primordial adaptar el número de enfermeros y enfermeras a las necesidades reales de los pacientes, por tanto, esperamos que se trabaje a nivel político para mejorar las ratios de enfermera/paciente, ya que nos encontramos entre los más bajos de Europa y se dé mayor protagonismo a las enfermeras/os, tanto en los ámbitos asistenciales como gestores, invertir en enfermeras es invertir en salud.

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí.